Los déficits fiscales aumentaron y el resultado primario se volvió deficitario durante 2023, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Señala que esto se explica por la desaceleración de la demanda agregada y la disminución de los precios de los recursos naturales no renovables que impactaron negativamente a los ingresos públicos.

Según la publicación Panorama fiscal de América Latina y el Caribe, publicado el mes pasado, en los países caribeños la posición fiscal mejoró, con un aumento del superávit primario, impulsado, sobre todo, por el desempeño de los exportadores de servicios, en línea con la recuperación del turismo internacional. Destaca, asimismo, que el nivel del gasto público se estabilizó después de dos años de recortes.

La Cepal destaca que un elemento común en la mayoría de los países fue el alza en los pagos de intereses, particularmente aquellos vinculados con la deuda pública externa, como consecuencia de las mayores tasas de interés a nivel internacional.

“Esto ha llevado a una situación que en la Cepal hemos caracterizado como de restricciones al desarrollo (development distress) en la que el peso del pago de intereses por servicio de la deuda, de hasta cinco puntos del producto interno bruto (PIB), reduce la disponibilidad de recursos para gastos e inversiones clave para el desarrollo económico y social, con la agravante de que la inversión pública ha sido la variable de ajuste ante esta situación.

Para la Cepal, existe hoy un reconocimiento creciente y generalizado del papel clave que el sector público debe ejercer en orientar y direccionar el desarrollo hacia uno más productivo, sostenible e inclusivo, así como para contribuir activamente a las medidas de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos.

Si te gustó compartelo!