El índice que mide esta actividad tuvo una leve baja de 0.2 puntos con respecto a mayo, hasta el 48.5%. Los analistas esperaban una mejora hasta el 49.2%, según el consenso recabado por la consultora MarketWatch.

La actividad de la industria manufacturera en Estados Unidos se contrajo en junio, por tercer mes consecutivo, con una demanda aún limitada por las elevadas tasas de interés que frenan la inversión de las empresas, según datos divulgados el lunes por la federación profesional ISM.

El índice que mide esta actividad tuvo una leve baja de 0.2 puntos con respecto a mayo, hasta el 48.5%. Un índice inferior al 50% indica una contracción del desempeño del sector.

Esto decepcionó a los analistas, que esperaban una mejora hasta el 49.2%, según el consenso recabado por la consultora MarketWatch.

“La demanda sigue siendo moderada, y las empresas se muestran reacias a invertir en capital e inventarios debido, entre otros factores, a la actual política monetaria”, comentó Timothy Fiore, responsable de la encuesta, citado en el comunicado de prensa.

Las tasas de la Reserva Federal (Fed, banco central estadounidense), que son referencia de los tipos de interés de los préstamos bancarios, llevan casi un año en su nivel más alto en más de 20 años, en el intervalo del 5.25% al 5.50%.

En su última reunión, a mediados de junio, la Fed advirtió que eran necesarios varios meses sucesivos de caída de la inflación antes de empezar a recortar las tasas.

El índice ISM cayó en junio a su “nivel más bajo desde febrero”, destacó Rubeela Farooqi, economista jefe de High Frequency Economics. “Es probable que un periodo prolongado de elevados costos de endeudamiento y condiciones crediticias restrictivas sea un lastre para la actividad industrial a corto plazo”, explicó.

“Sin embargo, una posible baja de los tipos de interés y las medidas fiscales para fomentar la inversión en capacidad manufacturera nacional deberían ser positivas para la actividad a más largo plazo”, añadió.

Si te gustó compartelo!