Todos los grandes aparcamientos de Francia estarán cubiertos por paneles solares, según la nueva legislación aprobada en el marco de la campaña de energías renovables del presidente Emmanuel Macron.

La legislación aprobada por el Senado francés esta semana requiere que los aparcamientos existentes y nuevos con espacio para al menos 80 vehículos estén cubiertos por paneles solares.

Los propietarios de aparcamientos con entre 80 y 400 plazas tienen cinco años para cumplir con las medidas, mientras que los operadores de los que tienen más de 400 sólo tendrán tres años. Al menos la mitad de la superficie de los aparcamientos más grandes deberá estar cubierta por paneles solares.

El gobierno francés cree que la medida podría generar hasta 11 gigavatios de energía.

En un principio, los políticos habían aplicado el proyecto de ley a los aparcamientos de más de 2.500 metros cuadrados, antes de decidirse por las plazas de aparcamiento.

Los políticos franceses también están estudiando propuestas para construir grandes parques solares en terrenos vacíos junto a autopistas y vías férreas, así como en terrenos agrícolas.

Plan nuclear

Macron ha apostado por la energía nuclear en el último año y en septiembre anunció planes para impulsar la industria de las energías renovables en Francia. Visitó el primer parque eólico marino del país frente al puerto de Saint-Nazaire, en la costa occidental, y espera acelerar los plazos de construcción de parques eólicos y solares.

La medida se produce en un momento en que los países europeos examinan sus suministros energéticos nacionales en el marco de las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania.

Los problemas técnicos y de mantenimiento del parque nuclear francés han agravado el problema, mientras que el operador nacional EDF se vio obligado a reducir su producción en verano cuando los ríos franceses se calentaron demasiado.

El gobierno también ha lanzado una campaña de comunicación, “Cada gesto cuenta”, que anima a los particulares y a la industria a reducir su consumo de energía, y las luces de la Torre Eiffel se apagan más de una hora antes.

El Gobierno francés tiene previsto destinar 45.000 millones de euros a proteger a los hogares y las empresas de las crisis de los precios de la energía.

Comparte esto!