Aunque apenas comienza a afianzarse internet 5G en Latinoamérica, ya comienzan a girar los engranajes de la tecnología 6G.

Si bien las previsiones de la industria apuntan a que la próxima tecnología móvil estará recién disponible comercialmente en todo el mundo en 2030, es necesario investigar sobre la nueva arquitectura de radio, el nuevo espectro y los dispositivos para subvencionar este proceso, algo que ya está ocurriendo en la región.

En el centro de investigación, desarrollo e innovación (RD&I) de Ericsson en Indaiatuba, en el estado de São Paulo, el grupo está probando aplicaciones prácticas para 6G con ondas milimétricas ultraaltas, que implican robótica avanzada, gemelos digitales de próxima generación y experiencias multidetección en particular.

“Estamos hablando de nuevas bandas de frecuencia, algunas por encima de los 100GHz, y de una eficiencia de espectro aún mayor para las bandas ya disponibles y con licencias”, dijo a BNamericas el director de RD&I de Ericsson para el Cono Sur, Edvaldo Santos.

La visión de Ericsson para 6G implica casos de uso con la “internet de los pensamientos”, en los que el objetivo es que el pensamiento se transforme en acciones para el mando y control de las cosas en el mundo físico, todo sin “una interfaz tecnológica invasiva en el caso de Ericsson”, señaló Santos.

Esto también incluiría la “internet de los sentidos”, o la representación digital de sensaciones como el olfato y el gusto a través de redes de telecomunicaciones. En un caso de uso práctico, sería posible comprar alimentos en línea “probando” los productos antes de realizar una compra, según un ejemplo compartido por el ejecutivo.

También incorpora conceptos avanzados de gemelos digitales, con representaciones digitales programables más inmersivas del mundo físico, además de telepresencia y holografía.

Para que todos estos casos de uso funcionen, se requerirán arquitecturas novedosas.

Estos incluyen inteligencia artificial (IA) como ingrediente nativo para que las redes se automaticen e incluso sean autónomas, así como la computación en el borde “por diseño”, es decir, con una aplicación que ya lleva incorporados los medios para computación, almacenamiento y orquestación, entre otras cosas, según Ericsson.

La unidad brasileña de I+D de Ericsson, única en su tipo en América Latina, opera en conexión con los otros centros de investigación globales de la empresa.

Desde la creación del centro hace 50 años, se han registrado más de 200 familias de patentes globales a partir de tecnologías desarrolladas allí, que representan 800 productos individuales. Alrededor de 300 profesionales trabajan actualmente en el centro en Brasil.

“No somos meros replicadores o importadores de tecnología. Participamos activamente en la construcción de varios estándares globales, redes 5G, por ejemplo, a través de trabajos de desarrollo e investigación realizados aquí”, indicó Santos.

INATEL Y UFCE

También en Brasil, el instituto nacional de tecnología Inatel, centro de enseñanza, investigación y desarrollo tecnológico creado en 1965, es uno de los coordinadores del llamado grupo Consórcio Brasil 6G, y también trabaja en el proceso de desarrollo de 6G.

Brasil 6G forma parte de los programas y proyectos prioritarios de tecnología de la información, coordinados por la red nacional de educación e investigación RNP y que se llevan a cabo junto con Inatel, CPQD y universidades.

El consorcio lo integran principalmente universidades e institutos de investigación y cuenta con el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones (MCTI).

“Estamos trabajando en el desarrollo de todos los frentes y aspectos de 6G, sobre todo en la parte de la detección, el procesamiento y el uso de la IA y el aprendizaje automático, así como en el empleo adecuado del espectro para maximizar el potencial de las redes y que puedan operar con velocidades mucho mayores”, explicó a BNamericas el director de Inatel, Carlos Motta Martins.

El proyecto comenzó en febrero de 2021 y el objetivo es construir un entorno de experimentación (banco de pruebas) para nuevas aplicaciones en redes móviles 6G y más allá.

“Con tasas muy altas y una latencia muy baja, es posible crear casi instantaneidad en las comunicaciones, mucho más de lo que puede hacer la 5G, dando lugar a nuevas aplicaciones y nuevas formas de marcha de diferentes verticales de la economía”, agregó.

El trabajo del consorcio incluye una amplia gama de soluciones, desde software de código abierto hasta plataformas propietarias (propiedad de la empresa).

Actualmente prueba 15 conjuntos de software para aplicaciones, 2 para redes centrales, 7 para plataformas de virtualización, 19 para soporte de IA, 2 para transceptores de red de largo alcance y 1 para pilas de protocolos utilizados en antenas 5G.

En el estado de Ceará, la universidad federal UFCE también trabaja en pruebas con miras a la futura implementación de 6G.

“Estos primeros cinco años [hasta 2025] son fundamentales para el desarrollo de la tecnología. Son una ventana de oportunidad única para la academia. La segunda mitad de la década es la parte más avanzada de definición de estándares globales, con base en todo lo estudiado anteriormente”, manifestó a BNamericas el profesor Rodrigo Cavalcanti, titular del grupo de telecomunicaciones Gtel de la UFCE.

Gtel trabaja principalmente en pruebas que involucran infraestructura y opera en sociedad con empresas del sector, como la propia Ericsson.

Según Cavalcanti, la arquitectura de 6G debe ser aún más colaborativa que propietaria que 5G, priorizando los estándares abiertos.

En otras partes de Latinoamérica, los investigadores de telecomunicaciones están trabajando en estudios de 6G en México, Chile, Colombia y Argentina.

En este último, el Centro Argentino de Ingenieros (CAI) publicó el mes pasado un informe con las primeras visiones del grupo sobre el estado del espectro y el camino hacia la nueva tecnología.

PROVEEDORES

Otros proveedores globales de equipos de telecomunicaciones también participan activamente en trazar el camino a 6G, como Huawei, Nokia y NEC.

Nokia anunció en julio que liderará el proyecto Komsens-6G del Ministerio de Educación alemán. Komsens-6G es parte de una iniciativa 6G alemana más amplia, que cuenta con un financiamiento total de 14,9 millones de euros (US$15,5 millones).

El proyecto incluye más de 30 socios, incluidos Bosch, Siemens, Airbus y Vodafone y Ericsson.

La iniciativa tiene como objetivo impulsar la preestandarización global desde una perspectiva alemana y europea, con un enfoque específico en la red como tecnología sensorial. La iniciativa tendrá una duración de tres años.

Nokia también lidera Hexa-X, la iniciativa emblemática 6G de la Comisión Europea para la investigación de la próxima generación de redes inalámbricas.

Además, Nokia también anunció que estaba colaborando con NTT de Japón y su filial de telecomunicaciones, Docomo, en un proyecto separado para establecer estándares 6G.

Según el grupo finlandés, la asociación se centrará en el desarrollo de pruebas de concepto para tecnologías 6G emergentes, incluida una interfaz de red con IA nativa y acceso a frecuencias “bajo THz”.

Nokia cree que una fase de estandarización 6G probablemente comenzará en 2025, lo que conducirá a la primera especificación 6G en Release 21 (el documento global con estándares inalámbricos) del organismo de estandarización móvil global 3GPP para 2028, seguida de implementaciones comerciales alrededor de 2030.

Comparte esto!