El juicio por la remuneración de Elon Musk en Tesla ha comenzado. Su compensación económica es la más elevada de la historia corporativa y, según los miembros de la junta de accionistas, se decidió para retener al empresario en la gestión de su compañía. Esos 55.000 millones de dólares eran necesarios para que se comprometiera con la firma de vehículos, según algunas de las declaraciones expuestas este lunes en el juzgado de Delaware.

Así lo ha explicado el primer testigo del juicio que tendrá que pronunciarse sobre la idoneidad de ese caché. Ira Ehrenpreis, miembro de la junta de Tesla, ha dicho que, en 2017, se acordó que Musk era un “emprendedor serio”, por lo que era relevante asegurar que no se marchara de la compañía para centrarse en otros propósitos. “Queríamos que Elon estuviera al frente de Tesla a largo plazo”, ha declarado.

El objetivo de su testimonio, entre otros, es esclarecer si fue la junta la que aprobó la compensación de Musk o si fue el propio protagonista el que estableció la cifra. Este caso vuelve a poner en el punto de mira al hombre más rico del mundo que, desde hace meses, está siendo cuestionado por la compra de Twitter, sus continuos cambios de opinión al respecto y los planes que tiene para la red social.

Comparte esto!