El euro y las grandes marcas de lujo empujan al mercado francés frente a un mercado británico lastrado por el Brexit

Londres ha perdido otro símbolo de estatus. Ya no es la sede del mayor mercado de valores de Europa. Ese premio se lo ha llevado Francia y su grupo de empresas de lujo, como LVMH SE, propietaria de Louis Vuitton, y Kering SA, propietaria de Gucci, que se han subido a la ola de optimismo que genera la disposición de los compradores chinos a gastar más a medida que se relajan las restricciones del covid. El mercado bursátil francés tiene ahora un valor total de 2,823 billones de dólares, superando por poco al británico, con 2,821 billones.

Esta es otra señal simbólica del encogimiento de Reino Unido tras el Brexit, y de su sustitución por sus rivales continentales. En 2016, las acciones británicas valían en conjunto 1,5 billones de dólares más que las francesas. Michael Saunders, exasesor del Banco de Inglaterra, considera que el Brexit “dañó permanentemente” al Reino Unido: “No habría necesidad de una subida de impuestos o de una reducción del gasto si el Brexit no hubiese reducido tanto el potencial de la economía”.

El mercado bursátil del Reino Unido lleva mucho tiempo de capa caída. Pero este año ha empeorado ante la crisis energética, una inflación de dos dígitos y el terremoto económico causado por el controvertido plan de reducción de impuestos de la ex primera ministra Liz Truss. Mientras que muchas de las empresas británicas de primer orden se han aislado de la de las turbulencias en el Reino Unido gracias a su presencia en todo el mundo, las empresas más pequeñas y las orientadas al consumo se han visto muy afectadas. El índice FTSE 100, índice de referencia británico, ha caído un 0,4% este año, mientras que el FTSE 250, que recoge las acciones de mediana capitalización, se ha hundido un 17%. El comercio ha caído en picado, con compañías como Ocado Group Plc y JD Sports Fashion Plc, que se han desplomado más de un 40% en 2022.

Dado que los dos mercados están medidos en dólares, el adelantamiento de París tiene, también, una explicación monetaria, la libra se ha debilitado más que el euro este año —una devaluación del 13% frente a una bajada del 9,2% de la divisa europea frente al dólar—, lo que sitúa al mercado británico en una posición más débil. Si bien ambas divisas se han devaluado frente al dólar, su comportamiento general ha sido diferente: mientras que el índice libra, que mide la fuerza de la divisa británica, se ha reducido más de un 5%, el índice euro ha subido un 3%.

Aunque el destronamiento tenga que ver más con la caída del Reino Unido que con la subida de Francia, la resistencia de las marcas de lujo galas también ha influido. El gigante propietario de Louis Vuitton, LVMH, está resistiendo bien a los temores de una recesión mundial. La empresa ha registrado un récord de ventas, impulsada por su mercado americano. El grupo, con un valor de 360.000 millones de dólares, es la mayor compañía europea por valor de mercado y sus acciones solo han bajado un 3,8% en 2022 (frente a la bajada del 7,01% del CAC40, el índice de referencia en Francia).

Comparte esto!