La economista Magdalena Lizardo, durante su participación en el “Foro de discusión sobre la reforma fiscal” organizado por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), destacó la necesidad de abordar las exenciones fiscales en el país. Citó la importancia de asegurar que las políticas fiscales contribuyan efectivamente al desarrollo productivo y a la suficiencia tributaria.

Lizardo señaló que el contexto económico global y las transformaciones tecnológicas demandan que República Dominicana se prepare adecuadamente. “Estamos en un mundo en constante cambio, y necesitamos asegurarnos de que el país esté bien posicionado para enfrentar estos desafíos. Esto incluye garantizar que las políticas fiscales no solo beneficien a unos pocos, sino que sean equitativas y eficientes”, afirmó.

Modificaciones

La economista aprovechó su participación para recordar las múltiples exenciones fiscales que se han aprobado desde 1990, enfatizando que muchas de ellas no han logrado los objetivos de desarrollo productivo para los que fueron creadas. “Desde 1990, se han aprobado más de 50 leyes que generan gastos tributarios, pero solo unas pocas están realmente alineadas con objetivos de desarrollo productivo. Necesitamos una mayor transparencia y rendición de cuentas en el uso de estas exenciones”, explicó.

Lizardo detalló las numerosas leyes fiscales que han generado ingresos de gasto tributario, pero muchas de estas no han logrado los objetivos de desarrollo productivo previstos. “Se han aprobado más de 50 leyes que generan gastos tributarios. Entre 1990 y 1999, se aprobaron 9 leyes; de 2000 a 2009, se aprobaron 20 leyes; del 2010 al 2019, 7 leyes; y del 2020 al 2023, se han aprobado 14 leyes”, especificó Lizardo, resaltando que este crecimiento legislativo no siempre ha estado alineado con los objetivos de desarrollo económico.

Entre las leyes mencionadas por la economista se incluyen la Ley de Activación al Aumento de las Exportaciones, la Ley de Mercado de Valores, las Leyes de Desarrollo Fronterizo, y las leyes de incentivos a las energías renovables y la competitividad industrial, entre otras. “Muchos de estos marcos legales no han sido debidamente evaluados, lo que ha permitido que ciertos sectores mantengan privilegios fiscales sin necesariamente contribuir al desarrollo productivo que se esperaba”, afirmó.

Ante ese panorama, Lizardo propuso la creación de un capítulo específico en el código tributario que establezca directrices claras para el uso de exenciones fiscales. Este capítulo debería incluir condiciones específicas bajo las cuales se otorgan las exenciones, su tiempo de vigencia, y mecanismos de sanción en caso de abuso. “La inclusión de un capítulo dedicado al tratamiento del gasto tributario en el código tributario puede ayudar a armonizar los intereses de suficiencia tributaria y las necesidades de desarrollo productivo. Esto también proporcionaría mayor transparencia y control sobre estas políticas”, destacó.

Además, mencionó la necesidad de realizar evaluaciones periódicas y rendición de cuentas sobre el uso de las exenciones fiscales. Este enfoque permitiría identificar y corregir posibles desviaciones y asegurar que los beneficios sean equitativamente distribuidos. “Es fundamental que tengamos mecanismos de evaluación continua y rendición de cuentas para garantizar que las exenciones fiscales realmente cumplan con sus objetivos y no se conviertan en privilegios injustificados”, puntualizó.

Durante el evento, la economista hizo énfasis en una reforma fiscal que priorice la racionalización y transparencia de las exenciones fiscales, asegurando que estas contribuyan efectivamente al desarrollo productivo y a la suficiencia tributaria del país. Sus propuestas resaltaron la importancia de un enfoque equilibrado y transparente para fortalecer la economía dominicana frente a los desafíos futuros.

Si te gustó compartelo!