Las huelgas de los miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) contra los grandes fabricantes de autos de Detroit podrían restar al menos 29.000 empleos de las nóminas no agrícolas de Estados Unidos en octubre, de acuerdo a datos del gobierno publicados el viernes.

El informe mensual del Departamento de Trabajo mostró que 25.300 trabajadores estaban inactivos en las plantas de ensamblaje propiedad de Ford Motor, General Motors y Stellantis a nivel nacional durante el período de conteo de nóminas de octubre.

Otros 4.000 miembros de la UAW estuvieron en huelga en Mack Trucks Plants en Florida, Maryland y Pensilvania durante el período de sondeo a mediados de octubre. Unos 1.100 miembros de la UAW salieron de sus trabajos en Blue Cross Blue Shield en Michigan durante el mismo período.

Los trabajadores de huelga que no reciben un cheque de pago durante el período en que el gobierno encuesta a los establecimientos comerciales para el informe de empleo se tratan como desempleados.

La UAW inició huelgas parciales el 15 de septiembre, que se expandieron en octubre. Los paros laborales han interrumpido las cadenas de suministro, lo que ha llevado a las tres grandes automotrices de Detroit a suspender o despedir a miles de trabajadores.

El impacto de la huelga probablemente derivará en una disminución en el empleo del sector de manufacturas, donde las nóminas han aumentado moderadamente. El Gobierno publicará su informe de empleo para octubre el próximo viernes.

Según un sondeo de Reuters entre economistas, las nóminas no agrícolas probablemente aumentaron en 172.000 posiciones el mes pasado. La cifra representaría una baja considerable respecto de los 336.000 empleos creados en septiembre, el mayor incremento en ocho meses.

Ford y el sindicato UAW llegaron a un acuerdo tentativo esta semana. General Motors y la UAW realizaron intensas discusiones el viernes para llegar a un acuerdo. Las negociaciones con Stellantis se aprestan a reanudar pronto.

Si te gustó compartelo!